¿Qué cambia la reforma de pensiones?

La reforma de las pensiones «mejorando la consideración de la dificultad», elogió al ministro de Trabajo, Olivier Dussopt, tras la presentación del proyecto de ley al Consejo de Ministros, el lunes 23 de enero. Pero los sindicatos, que también cuestionan la proporción de la edad legal a los 64 años, creen que las penurias en el trabajo aún están lejos de ser reconocidas, y que los sistemas existentes se han debilitado desde que Emmanuel Macron llegó al poder, en 2017.

Los decodificadores de Mundo hacer un balance de cómo se tienen en cuenta las difíciles condiciones de trabajo y qué podría cambiar con la reforma de las pensiones.

Una cuenta de prevención creada en 2014

La ley de Touraine de 2014 amplió progresivamente el periodo de cotización hasta cuarenta y tres cuotas anuales, según un calendario que ahora quiere acelerar el Gobierno del Borne. Pero también creó la cuenta personal para la prevención de penurias (C3P). Un sistema no retroactivo que permite a los empleados expuestos a condiciones laborales difíciles acumular puntos para financiar la formación, el trabajo a tiempo parcial sin reducción de salario o la jubilación hasta dos años antes.

Originalmente, el C3P tiene en cuenta diez factores de riesgo:

  • “restricciones físicas impuestas”: manejo manual de cargas, posturas dolorosas, vibraciones mecánicas;
  • el “ambiente físico agresivo”: agentes químicos peligrosos, trabajo en ambiente hiperbárico, temperaturas extremas, ruido;
  • los “ritmos de trabajo”: de noche, en turnos alternos sucesivos, repetitivos.

Estos factores se califican de acuerdo con umbrales regulatorios de tiempo e intensidad. Por ejemplo, un empleado puede tener el ruido reconocido como un factor de dificultad si su nivel de exposición diario (ocho horas) alcanza los 81 decibelios en promedio seiscientas horas por año. Los funcionarios no pueden acogerse a ella puesto que los puestos públicos de categoría activa (que presentan un riesgo particular o un cansancio excepcional) ya permiten la jubilación anticipada.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Reforma de pensiones: el servicio público en el mismo plan que el sector privado

Un dispositivo planeado a partir de 2017

El C3P fue considerado una fábrica de gas por el Medef y poco apreciado por Emmanuel Macron quien había declarado ante la patronal, durante la campaña presidencial, en marzo de 2017, “No me gusta el término arduo, así que lo borré”. Tras su llegada al poder a finales de 2017, la C3P fue sustituida por la Cuenta de Prevención Profesional (C2P).

El gobierno no se contentó con quitar la palabra «dificultad», también reformó su financiación y eliminó cuatro factores de riesgo: llevar cargas pesadas, posturas dolorosas, vibraciones mecánicas y riesgos químicos. Muchos transportistas, trabajadores de la construcción o peluqueros han quedado así excluidos del régimen.

Un empleado un punto por cada período de tres meses de exposición a un factor de riesgo. En caso de exposición a varios factores, los puntos se duplican. Así, un empleado expuesto durante todo el año a un factor puede obtener cuatro puntos por año, mientras que un empleado expuesto varias veces puede adquirir ocho. Por ejemplo, se necesitan diez puntos para obtener un aumento de un cuarto en la duración del seguro de pensión.

El último informe anual del sistema de seguro de salud “riesgo laboral” reporta 643.243 trabajadores declarados en 2021 al C2P por su empleador, de los cuales 581.574 (es decir el 90%) tienen puntos » En stock «. Más de las tres cuartas partes de ellos son hombres, el 45% de los cuales trabajaban en sectores de la industria manufacturera. Más de la mitad de los empleados declarados expuestos en 2021 tenían entre 35 y 54 años.

En total, cerca de 1,9 millones de empleados han acreditado puntos desde el inicio del sistema, pero solo se presentaron 18.933 solicitudes de uso de puntos entre 2015 y finales de 2021. En la mayoría de los casos (61 %), los solicitantes utilizaron sus puntos para jubilarse antes: una posibilidad abierta solo a los empleados de al menos 55 años y capaces de adelantar la jubilación en un máximo de dos años.

Dentro un informe publicado a finales de 2022el Tribunal de Cuentas considera que el reducido número de usuarios de C2P podría «explicado por el aumento gradual de la carga solicitada». Sin embargo, ella señaló «un dispositivo destinado a tener solo un efecto reducido, sin impacto en la prevención» y quien “no está a la altura de los objetivos que se le asignan, en un contexto donde también desciende la edad de jubilación”.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Dificultades en el trabajo: el Tribunal de Cuentas critica la reforma del primer quinquenio de Macron

¿Qué esperar de la nueva reforma?

  • Un fondo de inversión para la prevención del desgaste profesional

En lugar de reintegrar los cuatro factores de riesgo eliminados en 2017 en el C2P, el gobierno ha optado por insertar tres «riesgos ergonómicos» (transporte de cargas pesadas, posturas dolorosas, vibraciones mecánicas) dentro de un nuevo Fondo de Inversión en la prevención del desgaste profesional.

El mundo

– 50% en todas nuestras ofertas

accede a todo nuestro contenido ilimitado desde 4,99 euros al mes en lugar de 9,99 euros

Suscribir

Dotado con mil millones de euros para la duración del quinquenio, “tendrá como cometido cofinanciar acciones de prevención con los empresarios (sensibilización, adecuación de puestos, formación y reciclaje) en beneficio de estos trabajadores expuestos”. El proyecto de ley especifica que las ramas profesionales deberán identificar los oficios expuestos. Una forma de mostrar una nueva consideración de tres de los cuatro factores faltantes del C2P en 2017, sin restablecer la posibilidad de jubilarse antes de la edad legal. El secretario general de la CFDT, Laurent Berger, repitió el lunes 16 de enero en Franceinfo querer «mover las líneas» restablecer los cuatro criterios eliminados en 2017.

Lea también: Reforma de pensiones: «El riesgo de la revuelta de las segundas líneas»
  • Métodos de cálculo C2P más flexibles

El proyecto de ley que llegará a la Asamblea Nacional el 6 de febrero también prevé modificar los cálculos de puntos de dificultad para los empleados expuestos a los seis factores de riesgo C2P. El umbral para ser considerado como expuesto a “trabajo nocturno” (al menos una hora de trabajo entre la medianoche y las 5 a. m.) se reduciría de 120 noches a 100 noches. El de “trabajo en turnos sucesivos alternos” (tres-ocho por ejemplo) pasaría de 50 a 30 noches. Estas medidas, relativas a los dos factores más declarados, deberían, según el gobierno, incorporar a 60.000 nuevas personas a C2P.

Otra medida propuesta por el gobierno: el destape de puntos C2P. Hasta ahora, un empleado no puede acumular más de cien puntos durante su carrera (es decir, veinticinco años de exposición a un factor o doce años y medio para varios factores). La reforma prevé eliminar este límite. Una medida «doble filo»según Annie Jolivet, economista del Centro de Estudios de Empleo y Trabajo (CEET)-CNAM: “Puede enviar el mensaje de que la duración de la exposición no es grave ya que ganaremos puntos. Pero no acumulamos sin consecuencias sobre la salud. »

La eliminación de este techo va de la mano con la modificación de los métodos de adquisición de puntos bajo C2P. Para los trabajadores poliexpuestos, el texto del Gobierno prevé multiplicar la obtención de cada punto en función del número exacto de factores de riesgo laboral atribuidos al trabajador expuesto (tres puntos por trimestre de exposición para tres factores, cuatro puntos para cuatro factores, etc.) .

Los puntos C2P se pueden usar para pagar a un empleado como parte de una licencia de reciclaje profesional y un punto le dará derecho a 500 euros en fondos de capacitación, en comparación con los 375 euros actuales. Para la transición a medio tiempo, diez puntos permiten el mantenimiento de la remuneración durante cuatro meses en lugar de los tres meses actuales.

  • Monitoreo médico reforzado para factores de riesgo ergonómico

El gobierno también quiere el seguimiento médico de los empleados expuestos a factores de riesgo ergonómico al permitir una visita obligatoria de fin de carrera, a los 61 años, “con el fin de promover la jubilación anticipada a partir de los 62 años a tasa íntegra de quienes no puedan seguir trabajando”.

En la actualidad, el régimen de jubilación anticipada por incapacidad permanente de al menos el 10% a raíz de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional da derecho, en determinadas condiciones, a una pensión completa a los 60 años. Por tanto, esta salida anticipada se pospondrá dos años con la reforma de las pensiones.

Por otro lado, se relajará uno de los criterios. Para los trabajadores cuya tasa de incapacidad permanente se encuentre entre el 10% y el 19%, ya no será necesario justificar diecisiete años de exposición, sino cinco años.

“Aunque han estado expuestos a dificultades, los empleados que no están enfermos o “no lo suficientemente enfermos” cuando se acercan a la jubilación no pueden beneficiarse de la jubilación anticipada”, destaca Serge Volkoff, investigador invitado del CEET-CNAM. Para el estadístico y ergonomista, al medicalizar el debate, nos estamos alejando de la definición legal de penuria, que menciona los riesgos laborales. «probablemente deje huellas duraderas, identificables e irreversibles en su salud», y las incapacidades no ya probadas.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Reforma de pensiones: «Los efectos de la edad no son uniformes ni sistemáticos»

A %d blogueros les gusta esto: